Entendida la datificación esencialmente como un proceso de abstracción y codificación, que se actualiza constantemente y se expande manera ilimitada el objetivo de este taller ha sido experimentar el cuerpo como un dispositivo finito y ambiguo que es al mismo tiempo concreción y abstracción. A partir de la localización corporal de los cuatro niveles de abstracción que propone Vilém Flusser en su texto "El universo de las imágenes técnicas" se plantearon prácticas somáticas que nos permitieran detenernos en el gesto previo a la generación de los datos para evidenciar los vínculos coextensivos entre lo material y lo virtual y sus grados de afección.

 

Lugar y fecha: Sala Ricson - Hangar, 18/02/2017